Ha llegado el momento...

el día, el minuto y el segundo....En que sin pensarlo...Deseo y quiero dejarlo todo....No quiero que me gane la batalla mi cobardía y la enfermedad por la cuál lucho día a día ...Y mientras....mientras hago batalla contra las medicinas en el gimnasio...Muchos/as dicen que lo que vale es la persona...Pero la sociedad miente...Y alguien tan como soy yo.... está pensando...En que es mejor, si las medicinas o la propia felicidad....Antes no me lo hubiera replanteado así ...Pero ahora...ahora es diferente....Dejarlas o seguir...O parar y volver a ser en poco tiempo la de antes con un riesgo...Todo por un ...

Comentarios

Astrágalo ha dicho que…
Oye guapa... a mi no me dejes así, preocupado y sin respuesta, que te pasa?, tus letras están escritas con tristeza y miedo... no dejes de contarme, como sea y donde sea.

Un besito mi niña.
Esthermoly ha dicho que…
Ay Mari!!eso ni pensarlo, la cobardia la dejamos a 1 lado que lo único q hace es jugarnos malas pasadas....y "hoy" es el momento de dejar los miedos, que las cosas en esta vida pasan x algo...

Y lo fundamental, la salud lo primero!A veces no nos gusta lo q acarrean esas cosas...pero de q nos sirve estar divinas de la muerte si no nos acompaña la buena salud??

Un besito muy grande
Melinda ha dicho que…
No entiendo mucho tus palabras, me dejas preocupada, estas bien?
VeRo ha dicho que…
No te entiendo, trato de hacerlo, día tras día, pero no lo consigo.... he leido esta entrada como 5 veces, y no he logrado llegar al fondo de lo que cuentas, y si es lo que he pensado que es, prefiero no saber qué quieres decir en este texto...
Pase lo que pase, lo único que puedo asegurar hoy en día, es que estoy contigo, y que te quiero, aunque eso ya lo sabes, pero nunca viene mal recordarlo...
Cuidate....
Catalina ha dicho que…
Sea lo que sea lo que te pasa, ¡NUNCA DEJES LAS MEDICINAS! Eso es importantísimo, porque si las tomas, es que las necesitas.

Así que a obedecer y callar. Y a curarte pronto, como te lo diga el médico, osea, con medicinas.

Besos
Cata
triste_vida ha dicho que…
Me has dejado muy preocupada preciosa...

No se cual es la enfermedad, no se cual es el motivo de la medicina, pero piensa en que si te medicas por algun motivo es...las pastillas pueden ser odiosas, depender de ellas puede profucirte mucho malestar, pero piensa que con ellas y tu fuerza de voluntad algun dia puede desaparecer aquella enfermedad de la que hablas o simplemente disminuir su gravedad...

Eres fuerte, sigue luchando, vale la pena continuar, pero sobretodo hacerlo con una sonrisa...

Miles de besitos y animos preciosa!
Velvetina ha dicho que…
Vivir con miedo es lo peor que nos puede suceder, porque cualquier miedo es como un lastre que nos impide avanzar en la vida.

Sé por propia experiencia que una enfermedad te encadena a medicinas, que sin esas medicinas no puedes vivir, y que si vives no es de la forma a la que una le gustaría... Pero ¿sabes?, debemos aprender a tener la suficiente fe para afrontar las situaciones difíciles, y la humildad necesaria para aceptar lo que nosotras solas no podemos cambiar.

Sigue buscando lo imposible, sonríe cuando tus días se encuentren nublados y tus ojos secos de tanto llorar. Porque si tuvieramos la capacidad de ver nuestras metas desde el principio, entonces tal vez comprenderíamos por qué nuestras vidas van por caminos extraños y contrarios a nuestra razón y a nuestros deseos.

Es más triste quedarse de brazos cruzados que escribir lo que yo acabo de leer de tí...

Un abrazo inmenso

Velvetina
Salegna ha dicho que…
La sociedad que diga lo que quiera pero ya 'ha llegado el momento' que te quieras mas, tanto como quieres a los demás.
Amate porque muchos de nosotros lo hacemos.
Besos mi niña preciosa
Aguabella ha dicho que…
Yo no soy nadie para decir lo que es bueno o malo para tí, lo que debes hacer o no debes hacer, solo quiero que sepas que eres grande y muy buena persona, no te conozco en persona pero no hace falta, Mari reina lucha por la felicidad, por tu felicidad.

Un beso

Entradas populares de este blog

¿NIÑA SECUESTRADA?

SARA MORALES: LA HUELLA DEL SILENCIO

CARADURAS SIN CENSURA