EL FINAL

Miro, miro y miro tú foto.... hasta que me voy desvaneciéndo en los brazos de morfeo, cayéndoseme nuestro retrato de las manos y quedando al filo de mis rodillas. A punto de caer al frío suelo, miéntras mis ojos se cerraban por completo ajenos a todo lo demás. En ese momento una luz me cego completamente sin poder apenas abrir los ojos, y percibir lo que había al fondo del pasillo, pero fue entonces que de entre esa luz cegadora aparecistes tú, con tú sonrisa de pícaro mirandome sin parar miéntras me extendías tú mano tatuada. Por un instante, dudosa, toque tus dedos fríos como un tempano de hielo. Miéntras a mi espalda una voz me llamaba. Fue entonces cuando giré la cabeza y lo ví a él. ¿Cuánto tiempo! le dije-, ¿Vienes a por mí? - Toda una vida te estuve esperando miéntras tú vivías en tú mundo. Ni un como estás, ni un; ¡amiga, no te he olvidado! Por mi rostro caían lágrimas viendo esos hoyuelos que se le formaban en las comisuras de los labios cuando sonreía y esa carita que muchas veces entraba en mis sueños sin permiso para regalarme una mirada. Volví a mirar hacía la luz. Esta vez alargue mi mano aún más para llegar alcanzar por completo esa mano tatuada. ¡Gracias por venir, Papá!. Y justo en esa milésima de segundo en que nuestras manos se unieron, un haz de luz nos envolvió por completo formando ondas que se propagaban en todas direcciones. En ese mismo instante la fotografía cayó levemente de sus rodillas al suelo.

Comentarios

KAMELUCHA,.,.,.,.,., ha dicho que…
Bonito relaro , aveces cuando en esos programas de tv. se ven esas historias que parecen tan increibles, no lo son tanto, por que la vida siempre nos guarda sorpresas, en cada cosa, y
cada dia de nuestras vidas.

besiños....

Entradas populares de este blog

¿NIÑA SECUESTRADA?

SARA MORALES: LA HUELLA DEL SILENCIO

CARADURAS SIN CENSURA